7.6.13

Exitómetro


El éxito siempre me costó mucho, no sé si medir en tiempo o en esfuerzo .
En tiempo, esforzarme se me dificulta también.

Ejemplo,
Segundo grado, actividades prácticas de escuela de señoritas  "Bombones de chocolinas"
 Corto las galletas en los cuadrados más pequeños, que me permiten la motricidad correspondiente a mi edad y  herencia paterna. Corto por no rallar, no por rebeldía a la receta y tarea sexista de primaria femenina, solo,  por   no   rallar.
Miro los perfectos redondos bombones de la compañera castaña de bucle espolvoreados con coco.
El coco no se adhiere bien a las mis superficies geométricas angulosas resultadas de la unión de múltiples cuadrados.
Si, la compañera castaña tiene un solo bucle.

La cosa es que se aproxima mi cumpleaños, y dados los números, tuve que empezar un conteo de logros.

 Ejemplo,
(Tercer grado, actividad de expresión libre)
 Mi elección: poema. -El primero de mi vida-.
Tuvo gran aceptación del público, maestra y padres. Excelente crítica, presentaciones en vivo, reconocimientos varios...  Pero como toda estrella infantil, el triunfo temprano me llevó a la decadencia. No gané jamás un concurso literario con mis escritos posteriores. Sin contar el que ganó Lourdes con mi ensayo en la Gabriela Mistral, ya sé que tenías once años, no, nunca te lo voy a perdonar.

Sin ponerme meticulosa, luego de varios roles co-protagonicos y secundarios y ningún solo en los coros vocacionales, finalmente, fui delegada dos veces en el secundario, elegida en el taller de liderazgo y guía en el grupo de competencia de coreografías -El cual, fue un fracaso- .

Siempre siempre estoy cerca. Hace no mucho tiempo,  tocaron mejores papeles  -La obra que me gusta ensayar se cancela y  clausuran la sala de otra-
 Siento culpa, no puedo negarlo, porque creo, que debería dejar de cortar y empezar a rallar.
Pocas semanas pre-cumpleaños . Completar el número de triunfos que mi  niña  querría tener  a esta edad es algo planificable pero no prometedor.
Cocino mejor que en segundo grado y el premio de la Gabriela Mistral va al conteo, aunque no esté a mi nombre, aunque yo jamás haya asistido a esa escuela.

4 comentarios:

Hernan dijo...

Y escribir tan lindo no es un triunfo?

Ramiro Grignola dijo...

Ramiro dijo: odio a lourdes
Pablo dijo: "como... que me dieron ganas de chocotorta"

Merveille dijo...

recien veo esto! gracias por leer!

Anónimo dijo...

Bonita pecosa petisa.. que escribe tan lindo y me hace dar ganas de bombones de chicolinas. . Sos una triunfadora sin lugar a dudas.. no se mide el triunfo en premios. . Te quiero! caricatita