9.3.08

Paz

Después de largo tiempo de batalla , batallas muchas sin energía y casi ya sin armas, uno de esos días que luchaba conmigo misma para no negociar otra vez no acabar dando tregua como siempre yo en beneficio de la humanidad y la armonía, uno de esos días en que, un yo orgulloso y un yo bobamente condescendiente gritaban a viva voz sin dejarme oír afuera, tomé un colectivo, si señores eso pasó, en el revés del boleto la siguiente frase de algún filosofo o escritor de targetas (nunca estoy segura de creer en el autor q propone el boleto) decía la siguiente frase... " Es mejor la paz injusta que la guerra mas justa", aun no se si estoy de acuerdo con esto, pero lo cierto es que me hizo replantearme mi enojo con el universo, además de haberme recordado a la canción de doña Elena, que tiene exactamente, la misma moraleja.

Canción del estornudo


María Elena Walsh


En la guerra le caía

mucha nieve en la nariz,

y Mambrú se entristecía.

Atchís.

Como estaba tan resfriado

disparaba su arcabuz

y salían estornudos.

Atchús.

Los soldados se sentaron

a la sombra de un fusil

a jugar a las barajas.

Atchís.

Mientras hasta la farmacia

galopando iba Mambrú,

y el caballo estornudaba.

Atchús.

Le pusieron cataplasma

de lechuga y aserrín,

y el termómetro en la oreja.

Atchís.

Se volcó en el uniforme

el jarabe de orozuz,

cuando el boticario dijo:

Atchús.

Le escribió muy afligido

una carta al rey Pepín,

con las últimas noticias.

Atchís.

Cuando el Rey abrió la carta

la miró bien al trasluz,

y se contagió en seguida.

Atchús.

"¡Que suspendan esta guerra!"

ordenaba el rey Pepín.

Y la Reina interrumpía:

Atchís.

Se pusieron muy contentos

los soldados de Mambrú,

y también los enemigos.

Atchús.

A encontrarse con su esposa

don Mambrú volvió a París.

le dio un beso y ella dijo:

Atchís.

Es mejor la paz resfriada

que la guerra con salud.

los dos bailan la gavota.

Atchús.

1 comentario:

poulet dijo...

que la paz este contigo, y con todos nosotros.